9.11.06

El mar, John Banville

Arrojé la americana sobre una silla y me senté a un lado de la cama y respiré hondo aquel aire rancio y deshabitado, y tuve la impresión de haber estado viajando durante mucho tiempo, quizá años, y haber llegado por fin al destino al que, sin saberlo, había estado destinado desde el principio, y donde debía quedarme, siendo, por el momento, el único lugar posible, el único refugio posible para mí.

4 comentarios:

Anonymous annie hall ha dicho...

John Banville: narrador o poeta?
Cuando percibo tanta elegancia hay veces que me confundo.
Quiero leer Eclipse; seguro que otra gran obra maestra.

9:51 a. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Pues imagino que las dos cosas. Aunque los géneros, hoy en día, y gracias a Dios, ya no son compartimentos estancos. Hay espacio para la poesía y espacio para la novela, y sin embargo lugares comunes en los que es obligado habitar siempre. Y no salir de ellos nunca.

12:27 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"Eclipse", sin dua una obra maestra.

2:28 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"Eclipse", sin duda una obra maestra.

2:32 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal