10.2.06

Fructuoso Gelabert

Sé que la sala de la filmoteca de Catalunya apenas puede albergar a un centenar de personas. Ciento cincuenta, a lo sumo. Sin embargo, no pude entender cómo en aquella sala no estaban todos los barceloneses del mundo. Al menos, deberían plantarse una vez en su vida frente a las imágenes silenciosas de Gelabert, retratando su ciudad con torpeza, con ingenuidad, pero con una intensidad y una pureza inimitable. Las imágenes de un puerto que comienza el nuevo siglo, o de un Paseo de Gracia atravesado en tranvía, tendrían que ser de visionado obligatorio para cualquier oriundo de la zona. Y no sólo hablo de los que llevan aquí toda su vida, sino de los que tratan de comprender su historia a través del pasado, entre otras cosas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal