3.6.07

The sorrow and the pity

Comenzamos la noche viendo una de las películas más logradas de Woody Allen, Delitos y faltas. Al acabar, sintonizamos un canal local y pillamos comenzada la película Herida, de Louis Malle. Apagamos la tele y leemos algunos párrafos sueltos de Risa en la oscuridad, la dramática novela de Vladimir Nabokov.
Nada en esta noche ha sido nuevo, es decir, ya las habíamos visto y ya habíamos leído la novela, y sin embargo lejos de sentirnos como la primera vez hemos tenido la sensación de que al final siempre hablamos de lo mismo. Todo se reduce a esto, me digo, y me quedo escribiendo otra vez, escuchando con poca luz la adaptación The man I love, y pensando en Gershwin y en las calles mal iluminadas del extrarradio.

12 comentarios:

Blogger srcurri ha dicho...

Vaya... una noche completa.
Yo siempre digo que la mejor película de Woody Allen es "Delitos y faltas" y todo el mundo dice:
- ¿Y esa cuál es?
- ¿Has visto "Match point"?
- Sí.
- Pues la misma película, pero veinte años antes.

Un abrazo.

5:11 p. m.  
Blogger Axolotl ha dicho...

El placer de leer, ver, o visitar, se multiplica ante la opcion de releer, volver a ver, o revistar. Y aunque personalmente me gusta mucho más delitos y faltas que match point, supongo que los artistas tambien tienen derecho a releerse a sí mismos.

7:39 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

La carga cinematográfica y el estilo de Delitos y faltas puede ser, a mi parecer, mejor que el de Match point, aunque es evidente que el paralelismo entre ambas es clamoroso. Ya dicen: uno siempre escribe el mismo libro.

9:23 p. m.  
Anonymous Annie Hall ha dicho...

Después de lo anteriormente expuesto, solo se me ocurre como transición al domingo, una columna del Pais Semanal. La Teoría del Culo. De Javier Cercas.

9:45 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

A eso vamos, Annie, por ti, por tu nombre y por el de Cercas. Un abrazo.

9:49 p. m.  
Blogger Jesús Montoya Juárez ha dicho...

Qué neoyorquino estás últimamente Alex, ese avión sobre tu cabeza de hace dos post y, ahora, Woody Allen. Gracias por esas coordenadas al azar para una noche de sábado.

abrazos de tu lector asiduo,

PD. Hace tiempo que ando con ganas de escribir un post sobre ti y las ciudades. Pero sólo conservo "Las esquinas del mar". ¿Hay modo de que me des alguna referencia o que me envíes algo?

10:35 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Menudo elogio, Jesús. Cuenta con ello. Te mando el material a tu correo, a la espera del libro que saldrá en la Editora Regional de Extremadura. De momento, pincha en el enlace de la revista La plaza humana, y encontrarás varios poemas del primer libro. Un fuerte abrazo.
PD: Ojalá pudiera estar en la presentación de tu libro en Anaïs. De momento, me conformo con que me lo envíes en cuanto puedas. para presentarñp por aquí. De nuevo, un abrazo.

1:07 p. m.  
Blogger chica de las preguntas ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

8:12 p. m.  
Blogger chica de las preguntas ha dicho...

¿No es amar en el fondo eso? ¿Retomar lo que para algunos es lo mismo y para nosotros siempre ofrece algo nuevo? ¿O incluso la mera repetición de algo que nos emociona y nos satisface en sí mismo...? Para mí eso es lo más parecido a amar.
Y de hecho, quién no ha amado libros, películas, letras, canciones. Quién.
(el suprimido es mío, por el uso incorrecto de un término. Perdón)

8:15 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Chica de las preguntas: en la película Delitos y faltas precisamente, hay un personaje muy interesante, el viejo profesor de filosofía. Él nos ofrece una inquietante teoría sobre el amor que se basa, exactamente, en la repetición de las figuras familiares de nuestra infancia. La paradoja es que buscamos esos modelos infantiles para amarlos siendo adultos y sin embargo queremos paliar todos los errores que cometieron con nosotros. Es decir, repetimos algo para cambiarlo. Y, aunque suene contradictorio, aquí se establece una de las claves de la vida, del futuro, del cómo nos queremos ver cuando hayamos, por fin, superado nuestro pasado.

12:50 a. m.  
Blogger Axolotl ha dicho...

Inquitante sin duda, aunque la teoría del profesor me parece una version más pesimista, obligados a repetir el pasado. Y la de la chica de las preguntas más optimista, enamorarse de algo o alguien que sigue ofreciendo algo nuevo en lo de siempre. Prefiero pensar que volver una y otra vez a tu blog no es un condena, sino una forma de volver a lo conocido y encontrar algo nuevo. Si quieres, alex, puedes tomarlo como una declaracion de amor
(pero que quede entre nosostros)

1:18 a. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Tomo tu propuesta y me limito a repetirla, así, en bajo.

12:43 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal