22.6.06

Los dos tercios

Resulta que, según Mariano Rajoy, dos tercios de los ciudadanos catalanes han tenido el sentido común que les ha faltado a los políticos (salvo al PPC, claro). Dos tercios que han demostrado a los dirigentes que su abstención es una reprimenda y que su vida no pasa ni por la nación, ni por la financiación, ni por los aeropuertos, y que este tema de Catalunya les importa un pimiento. Ahora, ¿no podríamos darle la vuelta a la tortilla?. Sólo tres ciudadanos han ido a votar, y de éstos dos han dicho que sí al nuevo estatut. De modo que, siguiendo el silogismo, ¿no sería lícito pensar que a nueve de cada diez ciudadanos de Catalunya le resbala bastante la desmembración de España? No han tomado cartas en el asunto y no han ido a votar para que la unidad de la nación española no se vaya al garete. ¿No esconderán una mentalidad peligrosamente proetarra? Indudablemente, él y su partido deberían reflexionar un poco más sus proclamas, no sea que el doble filo de sus palabras acabe por delatarles. Además, ¿de dónde esa voluntad enfermiza de apoderarse de todo lo que no es suyo? Ya lo han hecho con buena parte de la literatura (y si no, que se lo digan a García Lorca). Ahora resulta que Lluis Llach, que en la web proponía una abstención crítica, milita en las filas del PP. ¿Acabarán invitándole a la calle Génova para que cante L´estaca? Lo mismo hasta resucitan a Bakunin para la ocasión.

2 comentarios:

Blogger Lu ha dicho...

El que se instala en la mentira es capaz de lo que apuntas y más.

2:06 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Exacto. Lo que sería importante es no perderlo de vista, es decir, saber a qué juega. Y reconocer que una democracia puede tener este tipo de lunares. Un abrazo.

8:25 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal