16.5.06

De provincias

Cercas, que vive y trabaja en Girona, está convencido de que el provincianismo ya no existe. Ya no existen las ciudades de provincias, que, con todo, no resultaban completamente desagradables, porque podían albergar cierto exostismo cinematográfico, vertebrada por esa calle mayor que servía como perfecto escaparate de todas las miserias de una ciudad a medias en todo. Como si siempre estuviera condenada a estar en ninguna parte. Y España es un estado experto en este tipo de ciudades. No es Italia, por ejemplo, donde no existe el abismo tan grande de habitantes entre una ciudad y otra, guardando, al menos a nivel aparente, una cierta homogeneidad simétrica. Pero España no. España es un país lleno de lunares, diría Gómez de la Serna. Y como Cercas vive y trabaja en Girona, otrora ciudad de provincias, entiende su localidad como un barrio de Barcelona. Puede que sea cierto. Al menos si tenemos en cuenta la distancia que las separa, que no llega a la hora de camino. ¿Y Plasencia? ¿De quién sería barrio? ¿De Cáceres? ¿De Salamanca? Hay teorías.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal