17.2.09

La espera

-Mi padre me pegaba, y a los diez años me escapé con una tribu de gitanos.
-No -repuse -. Cuéntame la verdad.
-Mi padre me pegaba y me pasé la infancia esperando a la tribu de gitanos.

Los ojos vendados, Siri Hustvedt

6 comentarios:

Blogger Olga B. ha dicho...

Qué manía con la verdad:-)
Todos esperamos, esa es la verdad, la tribu de gitanos, el tío de Ámerica o el príncipe azul. Y la única verdad suele ser la espera. Supongo que por eso es tan fácil notar un pellizco de emoción con estas líneas.

Si estuviera en Barcelona, sería asidua de vuestros recitales.
Un saludo.

12:38 a. m.  
Blogger José Manuel Chico ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

1:42 a. m.  
Blogger José Manuel Chico ha dicho...

También resulta difícil de creer que unas cuatro líneas nos hagan pensar sobre la verdad.

1:43 a. m.  
Blogger Olga B. ha dicho...

Bueno, es mucho más difícil cuando hay cinco y una sobra, porque ésa nos distrae. Pero desde luego es díficil hacer pensar sobre la verdad en cuatro líneas e incluso en cinco, aunque ninguna sobre.

3:03 a. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Ojalá, sí, Olga, andaras por aquí y vinieras como invitada y como espectadora.
Y trataras, con nosotros, de sobrellevar esa espera.
Un abrazo.

7:28 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

La verdad, en ese sentido, no tiene unas líneas exactas. Ni siquiera palabras precisas. Así que lo mejor es no molestarse demasiado en preguntar por su forma exacta. No hay medidas concretas, sólo aproximaciones.
Otro abrazo, José Manuel.

7:30 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal