14.11.08

Sobre GyG

"¿Cómo es que a pesar de ello nos interesa? Sin duda porque Gabriel y Galán, venciendo la vergüenza ("Me avergüenza confesar estos sentimientos rastreros"), es capaz de mostrársenos tal como es: fracasado, envidioso, humano en fin. Y puede hacerlo porque no escribe para los otros -como tantos supuestos diarios publicados en vida de sus autores- sino para sí mismo. Esa es la clave de un verdadero diario íntimo que, por ese motivo, sólo puede ser un diario de publicación póstuma."
Lauras Freixas sobre los diarios de José Antonio Gabriel y Galán, en el último suplemento de Cultura(s) de La Vanguardia (12/11/08).

2 comentarios:

Blogger Olga B. ha dicho...

Exacto, el lugar donde escribir para uno mismo es un diario íntimo, por eso sólo debe publicarse póstumamente. Y aun así, ¿planea la sombra del lector posible- y póstumo- sobre los renglones que nos dedicamos a nosotros mismos? Yo creo que también. No estoy muy segura.
Me ha llamado la atención esta entrada porque justo ayer estuve pensando en todo esto.
Saludos.

1:40 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Buena pregunta, Olga. Yo sé que tenemos un lector invisible, que podemos confundir con nosotros mismos o con la suma de personas que somos. Por eso es muy difícil escribir un diario íntimo, si al final, además, puede ser un simple ajuste de cuentas.

Un abrazo.

2:10 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal