24.10.08

Postales de invierno, Ann Beattie

Postales de invierno, de Ann Bittie, es una gran novela. No se me ocurre otra manera mejor de presentarla. Y es una gran novela a pesar de la crítica, que la ha adulado sobremanera. Postales de invierno tiene esa rara habilidad de ciertas obras que no se conforman con permanecer encorsetadas entre las pastas de un libro. Es un texto que salta de la página e impone un lenguaje, un ritmo, una respiración a quien la lee. Una novela donde no ocurre nada y sin embargo condensa buena parte de la envejecida conciencia sentimental del último cuarto de siglo. Con una prosa dinámica, ágil, capaz de aglutinar los dos polos del arte: la tragedia y la comedia. Una acertada meditación sobre la frustración y el desengaño, la anécdota y lo duradero, reflejado en unos personajes bien construidos y una trama donde no hay posibilidad de volver atrás.
Una de las cosas que más valoro de los escritores porteños del siglo pasado es que supieron crear literatura donde no la había: en una esquina mal iluminada, en un parque deprimente, en una avenida fea o en un bar cualquiera. Eso es lo que hace Beattie y eso es lo que no equivoca a la crítica: Postales de invierno es la mejor sucesora de El guardián entre el centeno, otra obra maestra.

2 comentarios:

Blogger MINA ha dicho...

No puedo evitar relacionar repetidamente "El guardián entre el centeno" con el tipo que mató a John Lennon. Parece que estaba obsesionado con la novela -que no he leído-. Me quedé en los 80, desde luego.

6:20 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Sí, esa era la novela que tenía entre sus manos o en un bolsillo o algo así cuando le asesinaron.
Puede que dentro de un tiempo a otro de esos gurús del rock le pillen con esta novela de Beattie.
Saludos.

10:58 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal