6.6.12

Violeta profundo, de Rafael Fombellida


Hace unas semanas me llegó al correo el último libro de Rafael Fombellida (Torrelavega, 1959).  Se titula Violeta profundo y lo publica Renacimiento, en una edición estupenda (no es fácil aunar continente y contenido, y Renacimiento lo ha logrado).

He de decir, en primer lugar, que su lectura me ha impresionado. Es un libro que tiene esa capacidad, la de no dejar indiferente al lector. Leo a Fombellida desde hace tiempo y sé que es un escritor intenso, cuya lectura nunca te deja a medias. En cierta forma, aunque quizás no haya sido ese el propósito, este libro es una perfecta continuación de su obra anterior, Isla Decepción. Géneros distintos, sí, pero lecturas igual de magnéticas. Complementarias, si se prefiere. Versos como “La ciudad tiene un muro que rodea mi mente”, del poema “La dificultad de ser”, nos hubiera dado perfectamente la clave para ilustrar algunas de las anotaciones de Isla Decepción.  Como en aquel, Violenta profundo da cabida a todo tipo de temas, referencias, tonos y formas, desde la violencia hasta el humor, aunque predomine frecuentemente  el tema de la muerte.  Además, el libro acierta al alternar recursos. Nos encontraremos onomatopeyas al lado de cultismos, por ejemplo. Esa combinación es el resultado, creo yo, de alguien que ha reflexionado largamente sobre las posibilidades de lo literario. De alguien que investiga, profundiza, explora el alcance de la creatividad.

Siguiendo con otro paralelismo, como en Isla Decepción aquí todo lo referido o evocado tiene razón de ser.  Esto, que puede parecer una perogrullada, a mí se me antoja una premisa. Su mundo forma parte del lector casi desde el inicio. Sabemos que no es fácil universalizar experiencias propias, así que hay que felicitar a quien lo consigue. Fombellida acude a lo externo para explicarse a sí mismo y en ese proceso convoca al lector y lo invita a quedarse. Somos testigos y sujetos activos a la vez. Bastaría la lectura de unos cuantos poemas para dar fe de lo dicho. Entre ellos, por citar algunos,  “Quinta del 42”, “Cinéma verité”, “La cuenta del bebedor”, “Ailleurs”, “Nocturno del ángulo muerto”, “La casa de la vida” o “Blues del hombre muerto”.

Fombellida, cosecha, como Elías Moro, del 59, está escribiendo una parte de la literatura española contemporánea. Me alegra.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Join your scanner to the diagnostic data connection.
All of our screening is carried out on the identical auto with a 9141-2
protocol.

Here is my blog post obd code

5:52 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal