14.9.06


La construcción de Nueva York, así decidí tiitular esta foto tomada desde Ellis Island, la parada obligatoria para todos los inmigrantes que viajaban a Nueva York. En la foto, el sur de Manhattan se alza sobre los nombres de algunos de aquellos inmigrantes.


Está claro, como diría Woody Allen o mi amigo Sergio Sastre si la conociera, de que será siempre una ciudad en blanco y negro. La primera foto está tomada desde el Empire State y la segunda, desde Liberty Island.


En Central Park, al lado del puente donde (estoy casi seguro) Gene Hackman besaba a esa otra mujer en la película de Woody Allen.


¿Manhattan? Manhattan...

1 comentarios:

Anonymous Annie Hall ha dicho...

Lo más apasionante de la ciudad de Nueva York es que necesita tiempo para ser digerida. Se dice que es la ciudad que nunca duerme y quizá sea porque nace para vivirse.

Es una de las pocas ciudades que soy incapaz de describir, pero si la destacara, destacaría sin duda alguna:

la primavera de sus parques,
los cafés de terraza en Greenwich village,
las emociones desde el ferry que une Staten Island con Manhattan,
las austerianas librerías de 2ª mano de Brooklyn
y los "poetry readings" del Pink Pony en Lower East.

Nueva York. La ciudad de las segundas oportunidades.

5:17 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal