20.2.12

Una aproximación al desconcierto (v. 2.0)

En unas palabras preliminares a su libro El cementerio marino, Paul Valéry acierta al decir que una obra no se acaba, sólo se abandona. Que no se acabe es, creo yo, un síntoma de buena salud creadora. Añadía Valéry que lo más aburrido para él era el comienzo y lo que mayor placer le reportaba era la revision, la relectura, la reescritura. Con matices, eso es lo que ha hecho Javier Sánchez Menéndez en esta nueva versión de Una aproximación al desconcierto (v. 2.0) (SIM/Libros, 2011). Se trata de un libro reeditado por la misma editorial, donde se añaden cambios a la primera versión del poemario. Lo explica el propio autor en una nota preliminar, en la que encontramos aclaraciones tan oportunas como esta: “La poesía es un arte en proceso de cambio y evolución permanente. Es necesaria la búsqueda de la pureza por medio del trabajo. Los hallazgos y los matices suelen aparecer con el transcurso del tiempo, y lo que para algunos es inseguridad, en otros es cualidad de corrección”.

Una aproximación al desconcierto (v. 2.0) se divide en varias partes. La primera se titula “Las limitaciones del lenguaje”. En ella se pone de manifiesto eso mismo, la existencia de lenguaje y la dificultad para desplegarlo en su totalidad. Con una forma de decir aparentemente sencilla, se exploran recuerdos profundos, convocados ahora, pasado el tiempo, con fuerza e intensidad. Por momentos, esa “vuelta” es un ajuste de cuentas. Es el lenguaje, las palabras pronunciadas, las que quedan y juzgan. Es, en definitiva, el lenguaje, o su imposibilidad, el que articula el libro. El hecho cotidiano se profundiza, se analiza y se eleva a poema, como una forma de buscar explicacion o incluso dar sentido al desconcierto que provoca. Sorprende la traspariencia, la sinceridad con que parecen escritos, sin que el texto se resienta, gracias, quizás, a los giros, piruetas, juegos lingüísticos empleados. Y gracias, sin duda, a esa forma de convocar lo grave con lo cotidiano, si es que ambos conceptos no son lo mismo.

Tal vez haya que volver al título. No sólo al desconcierto, sino a la acción de aproximarse. Esa es la actitud que vertebra el libro. Nos aproximamos al desconcierto, al lenguaje, al desencanto, a la memoria, a las continuas imágenes evocadas de un pasado no tan remoto. Una aproximación al amor, ya ausente pero vigorizado y revitalizado. Un amor que podría identificarse con la letra hache (leer el poema “Segunda evocación”), intercalada en la palabra, un sonido mudo que, sin embargo, tiene representación física. Un paréntesis donde sólo se alberga el vacío. Tal vez eso es lo que nos enseñe el autor: un amor perdido es un continente sin contenido.

Creo, con toda sinceridad, que Una aproximación al desconcierto (v. 2.0) tiene poemas estupendos. Y creo que ha tenido la suerte de estar bien cobijado, en una edición, la de SIM/Libros, cuidada y consecuente, esto es, con una imagen de portada que anuncia lo que está por venir: un cruce de calles, presumiblemente francesas, donde conviven los coches, los autobuses, las motos, los peatones, con o sin rumbo. Una escena cotidiana donde habita el desconcierto.

Posiblemente, algunos sólo conozcan a Sánchez Menéndez como el editor de La Isla de Siltolá. Ya hemos celebrado aquí, en varias ocasiones, esa labor. Por eso, me parece necesario recordar que detrás de esa editorial hay, ante todo, un escritor. Su blog, La vida al filo de la espada, ejemplifica lo que digo.

4 comentarios:

Blogger Javier Sánchez Menéndez ha dicho...

Mil gracias Álex por tus generosas palabras.

12:27 a. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

De nada, Javier. El libro lo merece.

Un abrazo.

4:21 p. m.  
Anonymous E.Cubero ha dicho...

He leído "Una aproximación..." en sus dos ediciones, Álex, y no puedo estar más de acuerdo con tus palabras. También estoy inmersa en "Faltan palabras en el diccionario" (que recomiendo muy especialmente) y en "La vida alrededor". Más que un escritor, JSM, es un poeta. Un extraordinario poeta. Ya sabes que, para mí, ser poeta es prioritario, querido Álex... Besos

9:10 a. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Tienes razón, Efi. Sin olvidar, por cierto, Cartoons (con ilustraciones deliciosas, dicho sea de paso).

Más besos.

9:30 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal