28.2.10

Uno

"A la larga, si uno se arma de paciencia, comprueba que, al igual que la risa y el llanto, vida y arte tienen tendencia a acabar mezclándose y entrelazándose para componer una figura única, cómica y trágica al mismo tiempo, una figura tan singular como la que componen toro y torero en esas grandes faenas que nunca olvidamos".

París no se acaba nunca, Enrique Vila-Matas

2 comentarios:

Blogger Olga B. ha dicho...

La paciencia es el capote. Hermoso capote rojo que se guarda doblado y a veces extendemos como si nos saliesen alas.
¿París no se acaba nunca?
Menos mal;-)
Un beso.

10:17 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

Sí, al menos que nos quede algo infinito, ¿no? Porque esto del uno, y del yo y superyo...

Besos.

2:08 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal