17.5.08

Lecturas

Ya tengo entre mis manos dos de las lecturas que más esperaba desde hacía un mes. Me acaba de llegar el libro Microísmos. Telones de luna y linternas mágicas (Proyecto M, Zarza de Granadilla), de los autores Eduardo Hernández Herrero y David Vegue. Ya hablé de la obra aquí, hace poco. Como recordatorio: se trata de un diccionario que contiene, a modo de greguerías, una serie de definiciones de palabras más o menos comunes, observadas ahora desde una perspectiva espectacularmente poética. Lo dije cuando les escribí el prólogo y lo digo ahora: no hay nada más gratificante que enseñarnos a reinterpretar lo conocido. Además, algo que aún no había visto: los dibujos que acompañan, del pintor Juan Luis Campos, y la portada, a cargo de otro pintor, Santiago García Almazán. El segundo de los libros es el poemario Las estaciones lentas, de Basilio Sánchez. La lectura de su primer poema no sólo consigue que cotinúe con el libro. También hace que tenga la necesidad de escribir. Lento, sí, pero seguro.

2 comentarios:

Blogger Jenny jirones ha dicho...

Me gustó mucho lo que leí en Las afinidades electivas.
Me guardo el enlace de tu isla.

Sof

1:17 p. m.  
Blogger Álex Chico ha dicho...

De hecho, querida Sofía, enlazo a Basilio, en Las afinidades. Sin que suene a endogámico, lo cierto es que Basilio Sánchez es un poeta estupendo. Lo disfrutarás, igual que con Microísmos, si tienes la oportunidad de conseguirlo.
Abrazos.

6:45 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal